Cuerpo energético

¡Somos energía en movimiento!


Nos extendemos más allá de lo que vemos con los ojos de nuestro cuerpo físico, de hecho el cuerpo físico solo puede ser nuestro vehículo en este plano si esta conectado a un cuerpo energético, que lo anima y le da vida; éste es el cuerpo pránico sobre el que hablaremos hoy un poco. Cabe resaltar que además somos cuerpo astral/emocional, cuerpo mental y cuerpo causal/espiritual. Más adelante te contaré un poco más sobre cada uno de ellos.


Hoy, al pránico.

Este cuerpo como te mencioné anteriormente, da vida al cuerpo físico y lo mantiene conectado con los demás cuerpos que forman nuestro ser completo.

Está formado por nadis y chakras.

Los nadis son canales energéticos, un gran sistema de vías, como venas o arterias que en lugar de transportar sangre, transportan energía. Algunos textos hablan de 72 mil, otros de 350 mil. La función principal de estos tubos es transportar el prana, también conocido como energía vital, a través de todo nuestro sistema energético no material.

Los chakras son vórtices, como puntos de encuentro de los nadis, los comparo con glorietas en una ciudad, un punto donde muchas vías convergen. La palabra chakra viene del sanscrito rueda y cómo su significado lo dice se comporta de manera giratoria, cómo un remolino de energía.

Sirven de estaciones receptoras, transformadoras y distribuidoras de las diferentes frecuencias del prana.


El ser humano está conformado por un gran entramado energético entre nadis y chakras pero dentro de ellos destacan:

Tres canales principales:

Un canal central, Shushuma

Dos complementarios Ida y Pingala

y

Siete chakras principales alineados sobre el canal central, estos siete son decisivos para el funcionamiento de las zonas fundamentales y esenciales de todos los cuerpos que conforman nuestro ser. Ellos son en su orden:

Muladhara o chakra raíz

Swadhisthana o sacro

Manipura o plexo solar

Anahata o chakra del corazón

Vishuddha o chakra gutural

Ajna o tercer ojo

y Sahasrara o chakra corona.


Tener éste conocimiento y aprender a trabajar con tu energía te permite manifestar desde el bienestar, sanar, conectar con tu poder, con tu seguridad, con el disfrute, la creatividad, el amor, la salud física, mental y emocional, aproximarte a tu propósito de vida y conectar con otros planos, con tu alma y la energía universal.


En otros artículos iremos profundizando mucho más en cada uno de estos centros y cómo crear balance a través de ellos para manifestar una existencia en armonía.


Por ahora recuerda, somos más que materia.

¿Cuál es tu relación con la energía?


65 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo