El lenguaje de tu cuerpo

¿Te has detenido un momento a escuchar tu cuerpo?

Este vehículo maravilloso además de permitirnos estar aquí en este plano en movimiento y manifestación material de la energía, tiene mucho que decirnos.

Cada vez que nuestro cuerpo se siente enfermo, agotado, sufre algún accidente o se ve afectado de cualquiera manera, nos está dando señales de que hay algo que energéticamente no hemos gestionado, algo que no hemos atendido. Energéticamente quiere decir en nuestro cuerpo mental o emocional.

nuestros pensamientos y emociones son los que materializan nuestra realidad y en esta realidad se incluye el bienestar de nuestro cuerpo, por supuesto nuestros hábitos de vida son importantes: alimentación, actividad física, descanso y cada acción diaria en general; pero también, nuestros hábitos se definen en mayor medida justamente por nuestros esquemas mentales y nuestra forma de lidiar con las emociones, así, todo está conectado.

Darnos cuenta de que lo que pensamos no está aislado de lo que sentimos y cómo actuamos nos da un poder maravilloso, el poder de ser conscientes de lo que estamos creando y elegir hacerlo diferente.

El cuerpo no se ataca, el cuerpo responde, y por lo general cuando algo se manifiesta a través de él o de situaciones en la realidad material, es porque lleva tiempo tratando de llamar nuestra atención de otras formas más sutiles, lo ideal es conocernos y amarnos lo suficiente para escuchar el susurro más suave y hacernos cargo con dedicación, en el momento oportuno y de la manera que sea necesario hacerlo, ya sea por nosotros mismos o con ayuda de tantas personas maravillosas que disponen su vida a guiarnos, para cada necesidad y gusto hay una herramienta.

Escucha a tu cuerpo y da valor a cada una de sus expresiones, su sabiduría es infinita y su manera de comunicar es lo suficientemente directa para que con un poco de atención solo tengas que tomar la decisión de transformar tu vida.


116 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo